Seguidores

lunes, 3 de septiembre de 2012

Una tarde de terror.


La tarde invitaba al paseo, brillaba un sol refulgente, mientras una suave brisa refrescaba el ambiente.
Con el grupo de amigos, disfrutábamos aquel momento, cuando alguien sugirió la posibilidad de montar, casi me obligaron, pues no quería hacerlo
-Vayan ustedes, (Les dije) pero insistieron casi me montaron ellos de prepo nomás.
Todo iba bien en aquella marcha lenta y suave, hasta que comencé a deslizarme por el costado de mi corcel, traté de asirme, pero al elevarse este en el aire, rodé estrepitosamente bajo sus patas, luego rodé bajo las de un tordillo, que por suerte no me pisó, seguí rodando hacia atrás y fui embestido por un automóvil rojo, que me despidió a un costado, nada podía hacer yo por detenerme, aterrado terminé bajo un elefante que en ese momento alzaba sus patas delanteras.
Traté de cubrirme el rostro, mis codos sangraban, sentí un fuerte dolor en mi cabeza, fruto del golpe contra el piso, mi jean se había enganchado en la defensa del auto y por ende roto, había perdido un zapato y mi dignidad. Nunca olvidaré la cara de aquel niño que me señalaba burlón.
Mis amigos impávidos no podían creer lo que estaba ocurriendo, todos me gritaban, no alcancé a entender lo que me decían. Suerte que uno de ellos hizo detener el carrusel, porque sino me mato.
Desde aquel día me han apodado “Doble de riesgo”.
¡Bah…!

44 comentarios:

  1. Muy buenooooo....me arrancáste una sonrisa y eso no es fácil.
    Buen relato.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Osvaldo, ahora quizás comprendas porque me cuesta entender la poesía.
      Si te hice sonreír he logrado mi objetivo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Caramba,sólo de leerte,me duele hasta el alma!
    Yo me levanto y me los como con patatas y desde luego,no me hacen subir sin que yo lo desee nunca más.
    Pobrecito!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marinel, esta es mi poesía. Con la seriedad que me caracteriza.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Eso dolió, si. La burla; no, la caída. Levantarse y recuperar la dignidad como sea. Saludos van, Moli!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sandra, es duro pero no hay más remedio.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Yo puedo escarbar bajo tu humor, y descubrir que, ya de grandes, a veces nos obligan a subirnos a corceles que no deseamos, y las caídas ya no son tan inocentes, las heridas no se curan con agua y jabón. Pero siempre podemos y debemos levantarnos y seguir adelante, maltrechos pero dignos. Perdón por la pálida. Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es pálida amigo, es una realidad, te dar muchos ejemplos en mi vida, gracias por estar siempre.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Muy bueno Luis. Pensé, ¿pero dónde se haya este hombre, que hay tantos animales cerca de una vía? Vaya susto que me diste, y menos mal que solo era un carrusel, que sino las heridas hubieran sido terribles :)

    Me divertí. Gracias.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracia Teresa, espero hayas entendido la profundidad de mi poesía, Ja ja, es un inmenso placer saber que te divertiste, ese era mi reto.
      Te dejo un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Qué dolor, Moli!!
    Muy buena tu estampida y pobre niño...
    Felicidades, artista.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fernando, no era un niño, era un sanguango bien adulto, lo de artista me queda grande.
      Gracias por estar amigo.
      Te dejo un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Moli, un placer leerte. Si que fue una tarde de terror. Cuidate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amiga, el placer es mío.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Qué bueno, Moli. Es un micro genial!!!
    Al principio me parecía una pesadilla relatada, un sueño de terror pero no: era el viaje en carrusel de unos tipos ya grandes que (ja,ja,ja), dieron que hablar esa tarde. Pobre sufridor el protagonista.

    Muy bueno.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mos, los niños sueñan sobre un corcel, los grandes se caen,y sufren el bochorno.
      Un abrazo amigo.

      Eliminar
  9. Saludos, "doble de riesgo", jejeje!!

    Te debía desde hace ya tiempo una visita, pero ya sabes, esta cosa que se llama realidad a veces nos roba el tiempo que tenemos para soñar despiertos, y nos faltan horas al cabo del día para alimentar nuestras almas.

    Qué relato tan real! es que te pones en la piel del prota, y te ves de un atropello a otro, hasta que te toca levantarte del suelo con una sonrisa en los labios a pesar de los golpes, jejeje!

    Encantada de leerte Moli, me verás más veces por tu casita.

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lu, te extraño, sobre todo cuando nadie me mira para demostrarme lo mucho que tengo que aprender.
      Un abrazo amiguita.

      Eliminar
  10. AYY MOLI! que imaginacion tienes, hasta me asusté y todo, pero al leer el final se dibujó en mi rostro una sonrrisa
    y como dice el amigo FERNANDO,eres un artista de verdad
    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mery, la imaginación vuela cuando estás de vicio y yo la aprovecho.
      Te dejo un abrazo amiga y gracias por estar.

      Eliminar
  11. Excelente, el desenlace me recordó el chiste de Eugenio y el Tio Vivo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sergio, veo que eres de mi época.
      Bienvenido a mi reducto.
      Un abrazo y gracias por tu visita.

      Eliminar
  12. Que bueno!!! Me encanta tú habilidad para mantener el misterio hasta el final, pasando de algo terrorífico a gracioso. Me he reído mucho amigo, gracias por tus estupendas historias...aunque sean de terror jajaja.
    Un biquiño amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amiga, me da mucho placer saber que te he sacado una sonrisa.
      Te dejo un abrazo.

      Eliminar
  13. Paso a saludarte amigo, cuidate mucho.

    ResponderEliminar
  14. y te puedes creer que mi hermano éso le pasó...
    se cayó del caballito y le atropelló Bambi, jatetu Bambi!!! tan inofensivo que parece
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tu hermano era un adulto? porque este parece que si.
      Te dejo un abrazo, gracias por estar.

      Eliminar
  15. ¡Qué bueno!

    Te felicito. Admirada quedo:)

    Yo también soy algo patosa:):)

    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Hola amiga, me alegra que te guste, te dejo un fuerte abrazo y gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  17. Siempre lo dije, Moli, los carruseles no son lugares para todos, je.
    Muy buena definición.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Humberto, hay gente que no resiste las emociones fuertes.
      Te dejo un fuerte abrazo.

      Eliminar
  18. eeeh cuantos comentarios que tenes! tuve que bajar un montón para comentarte! Buenisimo el relato, vas trabajando cada vez mas tu estilo! Gracias por todos los comentarios en mi blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos por visitarme, es un placer leerte como siempre´.
      Te dejo un abrazo.

      Eliminar
  19. El moli...vine a saludarte, el comentario sabes que te lo he dejado en mi blog. porque aqui las letras verificadoras no me lo han dejado pasar ...e de probar ahora, me han dicho que ademàs de las letras debo escribir el nùmero
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amiga, leí tus comentarios, parece dura la tecnología para los maduros.
      Te dejo un fuerte abrazo.

      Eliminar
  20. Definitivamente que hay carruseles a los que no hay que subir.

    ResponderEliminar
  21. De sólo imaginarlo me muero de la risa, al leerlo por segunda vez y ya saber que se trataba de un carrusel lo hace más cómico. Que bueno eres en esto Moli, gracias por hacerme reir.
    Un abrazo,
    Rafael

    ResponderEliminar
  22. El sólo hecho de saber que te has reído es un premio para mi.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Pero mirá vos che! Yo sabía que tenías que tener alguna virtud........... Aunque un poquito chamuyero pareces no? Jajaja
    Muy bueno Alberto, me encantó.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, bueno sería saber quien eres.
      Un abrazo.

      Eliminar