Seguidores

viernes, 22 de junio de 2012

El héroe


No recuerdo como sucedió, pero creo que fue en el momento en que apareció aquella bola de fuego en el cielo, era media tarde, todos alzaron la vista siguiendo la estela que dejaba a su paso. Venía perdiendo altura, y fue a caer a orillas del pueblo, por lo que no ocasiono ningún problema, solo una explosión que espanto a muchos animales y asusto al poblado.
Todos salieron de prisa hacia el lugar de la caída, entre el humo y la polvareda lograron divisar a esa esfera brillante no tan grande, que se encontraba en perfecta condición.
Un curioso se arrimo hasta ella.
- ¡Cuidado que esta caliente!, (grito alguien)
-Parece que esta fría,  (respondió el curioso) queriendo tocarla.
-¡Cuidado que puede tener radioactividad! (Dijo otro)
El curioso arrimo el oído y gritó; – No, no se oye nada, no tiene radio.
Comenzó a golpearla, para ver si era hueca, y de pronto…
Se escucho un zipppp…. Y luego un silbido agudo y profundo, la esfera comenzó a abrirse cual una naranja en gajos, un fulgor amarillento los encandilo, y luego pudieron ver en su interior una masa informe de color grisáceo, que comenzó a palpitar y de a poco comenzó a crecer.

Nadie podía creer lo que veía, una extraña figura comenzó a formarse, primero fue una especie de cabeza en forma de pera invertida, con dos ojos negros que parecían no tener vida, a cada lado dos pequeños círculos cual orejas diminutas y sobre ella una especie de antena.
El cuerpo era desproporcionado, y comenzaron a ver dos largos y finos brazos, (Al menos eso parecía) con dos dedos con forma de sopapa en cada uno. Ya la altura era impresionante, la extraña criatura comenzó a moverse sobre lo que parecían pequeños tentáculos, todos miraban absortos, un perro se arrimó a ladrar muy cerca, el monstruo se detuvo y de su mano surgió un rayo violáceo  que achicharro al animal, entonces todos huyeron despavoridos.

-Llamen a la policía, (gritó alguien) mientras todos corrían buscando refugio.
Al llegar, los policías ayudados por algunos civiles se enfrentaron a la criatura, la que los ignoró dado que nada podían hacerle, las balas le rebotaban en el cuerpo, ante la desesperación dieron aviso al ejército que acudió con armas pesadas, las que atacaron sin éxito, el monstruo que con un potente rayo que brotó de sus dedos, achicharró a los tanques de última generación, entonces cundió el pánico.

Una escuadrilla de cazabombarderos lo atacó con misiles los que enfurecieron aun más a la bestia. Uno de ellos pagó cara la osadía, y terminó cayendo envuelto en llamas, el piloto por suerte pudo eyectarse y salvó su vida.
Una mujer señalando al cielo donde una estela se acercaba suspiró aliviada y todos gritaron al unísono; ¡SUPERMAN!, el hombre de acero se enfrentó al alienígena que por toda respuesta emitió un rayo verde que casi lo aniquila, con Superman derrotado ya nada quedaba por hacer.
Ante la desazón de todos, el monstruo siguió su camino rumbo al pueblo, destrozando todo a su paso.

Toribio había comprado una vieja carretilla, la llevaba para su rancho cuando se cruzó con el monstruo y este la volatilizó con su rayo. Presa de la ira, el hombre sacó su cuchillo caronero y se enfrentó decidido a hacerle pagar caro su osadía, pero el alienígena parecía tener una fuerza de imán, que arrebató el arma de las manos de Toribio. Hombre acostumbrado a no ceder jamás al verse desarmado no se amilanó, se quito una alpargata, y se dirigió al la bestia, la alpargata ya tenia un largo tiempo de uso, y estaba impregnada del aroma de los chiqueros ya que Toribio criaba lechones, alzó su brazo armado con esta, flameando los flecos de la suela al aire, ¡Y sucedió!

La bestia se detuvo, Toribio no, se le fue encima mientras ella trataba de huir, pero al parecer no tenia capacidad para retroceder con rapidez, fue entonces que Toribio se le hecho encima, castigándola sin piedad, un golpe certero en la cabeza fue mortal, esta comenzó a desinflarse hasta quedar reducida a una masa informe de color amarronado, Toribio enardecido gritaba en guaraní, y todos lo vivaban, en su brazo derecho en alto aun flameaba la alpargata, y desde lejos se apreciaba su aroma.

Todos se acercaron a felicitarlo, Superman le dio un caluroso abrazo, las autoridades lo saludaban, era “El héroe”, Toribio mostraba orgulloso su alpargata, las cámaras de televisión llevaron su imagen a todo el mundo.
Los brindis se multiplicaban y ya había perdido la cuenta de la cantidad de copas, por lo que profiriendo un grito de triunfo dijo:
-Ningún motrú me va a venir a llevar por delante, ¡Carajo! Y sacudió con violencia la alpargata contra el piso, que sonó como una explosión que me despertó. Un rayo de sol se reflejaba en la pared, miré el reloj, se estaba haciendo tarde, no quedaba mas remedio que levantarse e ir a trabajar.
Al salir con el sol de frente creí ver una bola de fuego muy alto en el cielo, pero creo que solo fue mi imaginación.





25 comentarios:

  1. Ja,ja,ja
    El poder de los sueños.
    Y de una zapatilla de olor particular!
    :)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marinel, como veras me encanta jugar con el humor, pienso que si esto no me alegra, no tiene sentido para mi. El día que deje de hacerme feliz no escribiré más.
      Gracias por la visita, te dejo un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Me estaba encantando esta mezcla de ET maléfico y superman, ¡lástima que fuera un sueño! jejeje lo de la zapatilla genial, y es que hay olores que son mortíferos como armas :)

    Un beso y gracias por esta sonrisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos por tu sonrisa y tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. MOLI Hay dos clases de escritores geniales: los que piensan y los que hacen pensar. Al escribir proyectas un mundo a tu medida.y me haces estremecer cada dia
    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me estoy agrandando, tu me tildas de escritor genial y Hugo de poeta, ¿Que más me dirán?.
      En realidad soy un Toribio cualquiera.
      Un abrazo amiga.

      Eliminar
  5. El Moli..." El hèroe "

    Ha sido un OVNI para Toribio jajjj y si fuera por la alpargata, empezamos desde ya a calzarlas jajaja

    ¡¡¡ atrapante relato !!!

    un beso

    ResponderEliminar
  6. Te cuento un secreto, la alpargata era mía, Toribio la estaba estrenando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ... y desde entonces Superman vuela con una zapatilla debajo del sobaco, porque me parece que el bueno de Toribio se la regaló ¿no?
    ahhhhh, nadie debería subestimar el olorcillo de los corrales, puede, señores, ser muy letal, ¡si señor!

    molí, amigo, me has alegrado el día, te lo aseguro.
    un abrazo.:) jajaja aún me dura la risa.

    ResponderEliminar
  8. Guau, Moli!
    Peligrosa arma arrojadiza esa alpargata.
    Qué divertida locura has escrito. Gracias por hacerme reír tanto. Hoy dormiré más relajado.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los ET los las conocen, eso los pone en desventaja, espero no la tome tu Nandi.
      Gracias amigo por darme ánimo para no querer volver a la realidad.
      Te dejo porque viene el enfermero a colocarme mi chaleco...
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Gracias Angela, por tu humor y por la publicidad en tu blog.
    Un abrazo a través del charco.

    ResponderEliminar
  10. buena combinación de ciencia ficción, héroes inventados y uno como el toribio , que en realidad son los anónimos héroes de todos los días que ignoramos; y junto a ello el sueño, el laburo y la posibilidad de una luz cruzando el cielo, que seguro las hay...
    me gustó tu manejo del suspenso, la alpargata bien nuestra,y el humor, que nos hace falta

    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mabel, te diré que hay momentos en que no se si estoy cuerdo, si el personaje soy yo, o los locos son los lectores.
      Ser o no ser, esa es la cuestión.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Un texto kafkiano, pero con aires guaraníes, muy divertido.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  12. ¿Que bueno Humberto! "Un texto kafkiano", no tengo idea de que se trata pero suena importante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. JA,ja,ja,ja,ja,ja,...Hay olores que son mortíferos, ja,ja,ja,ja,ja,ja,...Hay héroes que no saben que lo son. Y hay sueños que sueños, son (pero que sacan sonrisas a mogollón),ja,ja,ja,ja,ja.

    Bravo Moli por este relato "kafkiano".
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mos, es verdad solo son sueños.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Hoy un feliz cumple para Meryross.
    Amiga que lo pases muy feliz

    ResponderEliminar
  15. Gracias Moli!!!! Qué rato tan estupendo me has hecho pasar. Muy bueno, si señor!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cristina, esa es la intención, el drama lo dejo para los poetas de verdad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Genial.

    Divertido, con moraleja, y perfectamente trazado.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leyendo como escribes tu, no se si sera bien trazado, pero lo importante es que mi me divierte, el día que esto no ocurra dejaré de hacerlo.
      Te dejo un abrazo y gracias por la visita.

      Eliminar